jueves, 20 de noviembre de 2008

El canto de los borregos.....

El canto de los borregos.....
Con este atractivo titulo no, pretendía nada glorioso, o lo que es lo mismo no quiero decir nada pero había que ponerle un titulo... como podría haber sido “la monjas de clausura toman cerveza sin alcohol mismamente”...pero me aprecia muy largo...

Recuerdo aquella historia que se oía por... ¿dónde? no recuerdo... pero lo cierto es que nunca se contó... ¿porque?... porque la voy a contar ahora...

… siempre suspire por aquella hermosa gachis, hembra de pies a cabeza, un metro ochenta, de escultural cuerpo, de turgentes pechos que la razón me nublaba… conocida por frecuentar bulevares de sueños rotos, cansada del cuento del bisnes, decidió asistir a clases de cantos de cisne en sus ratos de asueto… se decía de ella, que harta de hombres insustanciales de mentes cortas y manos largas, decidió poner sus dorados rizos al sol que mas calentaba… y viajo a los mares del sur, donde la conocí… prendado dejo mi corazón, muchacho!!! el punto del gazpacho como lo tenía, ¿Qué pasa? y esto a cuento de que venía… (lo del gazpacho) no se... el caso, es no sé es más ingenioso por ponerle un fin a una historia que no lo tiene, ¿o sí? todo fue por procrastinar, ella se fue con otro y a mí me olvido… ¿porque?... pues… anda coñe!!! a vosotros no os lo voy a contar… el caso es que todavía ando de restaurante en restaurante preguntando -¿jefe tiene gazpacho?-


… suspiros por mi gachis de “unochenta” de generosos pectorales y estilizadas piernas… suspiros… que me hacen soñar cada noche cuando acostado en mi lecho me hayo, con “canticos de borregos” en compañía de mi “sole”… la soledad… porque hice el borrego cuando le dije “no”

Todo parecido con la banal realidad es cierto… pero no hay nada de cierto en esta historia… pero me hubiera encantado tener entre una de mis amigas a una mujer de “unmetrochenta”
Fueraparte banalidades… mira que fastidia cuando pasan a tu lados personas de tu completo agrado dejando pasar la oportunidad de conocerlas y arrepentido con el paso del tiempo, te deja sumido en el recuerdo, y te dices ¿y si hubiera…?
…y los borregos siguen entonando su monótono canto… “¿porque… porque… le dijiste no”?
si… si…”el encanto de los borregos...”
ale!!! hasta otra!!!

doc.jkl


No nota del autor: Seguro que algo en claro, o no, habrás sacado de esta loca lectura, pero anda averigua que significa “procrastinar”… y apacigua tu inquieta mente.

4 comentarios:

titiritera dijo...

era lo primero que te iba a preguntar porque me suena de mal :P, asi que ahora me voy al diccionario. Es curioso la sole y los borregos lo que te hacen añorar, hasta lo que nunca has tenido. Pero oye, nunca es tarde, ¿no? pena no medir unochenta XD. Besitos

Sun Tzu dijo...

Siempre es interesante volver a los temas que uno domina, sí señor.

Al final va a resultar que el canto de los borregos va a ser parecido al de las sirenas que arrojaban el barco de Ulises contra las rocas; parece que te ayudan pero en el fondo te mandan directo a las profundidades del océano.

En este caso, no dejan de enviarte una y otra vez a los brazos de tu Sole (por cierto, alguien a quien todos hemos tenido el "privilegio" de conocer, aunque siempre estamos intentando alejarnos de élla; por mucho que nos escondamos, siempre sabe cómo y dónde localizarnos, no le vendría mal alguien así a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado).

Todos hemos conocido personajes como la protagonista de tu historia de hoy, y al final siempre se llega a la conclusión de que es mucho más perfecta en el recuerdo que en la vida real.

Personalmente, como general de mis ejércitos, he aprendido que lo más inteligente que se puede hacer es disfrutar al máximo con éllas mientras te lo permitan, y echarlas de menos cuando no tengas esa ocasión (al final, en toda batalla, siempre hay un ganador y un perdedor, y en este caso quien recuerda más a la otra parte suele ser el vencido).

Nunca se sabe qué nos depara el futuro, pero la historia nos dice que debemos evitar repetir errores del pasado, y eso a veces supone esforzarnos y dejar atrás combates ya librados (aunque a veces nos cueste mucho, ya que a pesar de haber pasado mucho tiempo, nos seguimos despertando aún sintiendo ese perfume tan característico que sólo élla tiene).

No se puede vivir en los recuerdos, sobre todo porque siempre son irreales, les añadimos detalles y les quitamos otros, hasta dejarlos en lo que nos interesa y encaja mejor en ese momento.

Recuerda que el sueño de la razón produce monstruos, y sobre todo, que los sueños... sueños son.

Tara dijo...

efectivamente, pena no medir tampoco "metrochenta", ni por asomo... sinó, otro gallo me hubiera cantado...
pero no vale de mucho añorar algo que jamás se ha tenido, no?

aquí lo heavy es que te toque algo con lo que no contabas: por ejemplo, una azotea; por ejemplo, miles de goteras; por otro ejemplo, un principe azul...

Pablo dijo...

ehhhhhhhhhhh doc.jkl que dices?
cuanto tiempo sin sabewr nada de ti. eso del trabajo es malo uno pierde perspectiva y va perdiendo a los amigos, asi que me escape para visitarte y que no pienses que me perdí
está bien lo que has escrito y eso de mandar a ver que es una palabra
jejeje